Austria ha anunciado que levantará una valla en parte de su frontera con Eslovenia para gestionar el flujo de miles de refugiados que llegan al país cada día, indicó la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner.


Una multitud de refugiados aguarda en la frontera entre Austria y Eslovenia en la ciudad Spielfeld / EFE

La ministra habló ayer de la construcción de una “barrera técnica” pero evitó mencionar la palabra “valla”, aunque hoy reconoció que ésta se levantará, pero no con el fin de cerrar la frontera sino para permitir un tránsito ordenado.

“Se trata de permitir un acceso (al país) ordenado y controlado, no de cerrar nuestras fronteras”, aseguró Mikl-Leitner en una entrevista con la radio pública austríaca.

EFE