Perú se convierte esta semana en la capital económica mundial como anfitrión de la Asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), que comienza mañana con la publicación de sus nuevas proyecciones de crecimiento en un momento en que la economía global se ha ralentizado.