Mover un robot con ondas cerebrales, "sumergirse" en una lluvia de meteoritos e interactuar con un muñeco de nieve manejado a control remoto son algunas de las actividades que asombraron a los cientos de asistentes a un congreso sobre innovación tecnológica celebrado en Buenos Aires.