El color apareció por fin hoy en la tercera jornada de la semana de la moda de París gracias al folklore del diseñador indio Manish Arora, el sensual carácter francés de Barbara Bui y la eterna elegancia de Lanvin, que sorprendió con una colección entre clásica y underground.