Arqueólogos israelíes han hallado en el sur del país un exclusivo mosaico de hace 1.500 años que servía de suelo en una iglesia bizantina y contenía imágenes del antiguo Egipto.