Fabio Aru (Astana), un chico sardo de 25 años de filosofía atacante, "contadorista" declarado, ya puede leer su nombre en el libro de oro de la Vuelta como vencedor de la 70 edición, junto a Cibeles, donde esta vez la única bandera que ondeó fue la italiana.