El gobierno ha reconocido que está en recesión. La economía se contraerá un 2,26% en 2015.