La liberación del policía Edelio Morilingo, prisionero desde hace un año del Ejercito del Pueblo Paraguayo (EPP), fue una de las peticiones en nombre de los obispos formuladas durante la misa del papa Francisco en la basa militar de Ñu Guasu.


Edelio Morínigo, secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo hace 372 días

Durante el momento de las peticiones de la multitudinaria misa que celebró el pontífice, una joven rogó en nombre de los obispos de Paraguay para que el grupo libere al agente.

El papa ya hizo referencia a este efectivo ayer durante una reunión con miembros de la sociedad civil, aunque no conocía la historia, y lo citó después de las numerosas peticiones de que hiciese algo a su favor.

EFE